Esta semana hemos leído la noticia de prensa según la cual la ANEP habría instado al Consejo de Educación Secundaria a recortar sus gastos en atención a que cerró el ejercicio 2017 con un déficit presupuestal que supera los 185 millones de pesos.

Estamos hablando que el órgano rector de la enseñanza aconseja un plan de reducción de gastos en una de las áreas donde el actual gobierno hizo grandes promesas. No es precisamente así como el Partido Colorado piensa que se deben reducir los gastos innecesarios del Estado.

Recordemos que la educación fue marcada como prioridad de este Gobierno. En el inicio del período se anunció la pretensión de cambiar el ADN mismo de la educación, lo que nos hace pensar que -en consideración del Gobierno que asumía- todo estaba mal en materia educativa en el Uruguay.

Si bien recientemente el oficialismo habló de “aprovechar a muerte” el 2018 , parecería que –en materia educativa- el año da inicio de manera complicada. Liceos que no comenzaron las clases en fecha por falta de culminación de obras; obras  prometidas que ni siquiera se han iniciado; horas docentes insuficientes… parece augurar  que las metas educativas fijadas para el período difícilmente se logren.

La promesa del Gobierno al asumir fue la de un trabajo “denodado” en aras de la educación de nuestros niños y jóvenes, un sistema integrado (con lo que implica el concepto mismo de “sistema”, señor Presidente) que abarcara desde los 3 a los 14 años. Planteó fortalecer las comunidades educativas y la carrera docente, entre otras cosas, pero algo que cabe destacar es que se comprometió, PROMETIÓ SEÑOR PRESIDENTE, alcanzar (“exigir” fue el término que se empleó si mal no recuerdo”) el 6% del PBI en educación (que hoy está en el 4,5%).

Hoy en día ya no se habla de llegar al 6%,  las autoridades refieren a que se va a “tender hacia un 6%”).  En esta cuestión de términos, el oficialismo es muy hábil, señor Presidente. Es como aquella diferencia entre “no habrá nuevos impuestos” y .. que sin “crear” “nuevos” se aumente los que existen…como si la consecuencia no fuera la misma: el aumento de la carga fiscal al ciudadano…

En fin…

Aquel inicio del 2015 lo fue con un conflicto y no quisiera pensar que éste será también un cierre presupuestal conflictivo, considerando que el año próximo ya es año electoral.

Además, se propuso para 2020 que el 100% de los jóvenes de hasta 17 años estén en el sistema educativo y el 75% termine el ciclo de enseñanza media. También se comprometió a crear un marco curricular común y establecer planes de excelencia en algunas asignaturas. Se planteó fortalecer las comunidades educativas y la carrera docente en términos de formación, capacitación y salario y se habló de hacer “una evaluación permanente de los resultados”.

La interna educativa a nivel de cúpula no fue menos conflictiva, recordemos las discrepancias entre el entonces subsecretario de Educación  y el señor Presidente de la ANEP. Uno,  ideólogo del cambio del ADN, el otro definido como un Varela de la Educación, señor Presidente. Tal vez ahí debimos perder la esperanza que los cambios en la educación, sin llegar a tocar un ADN que era bueno,  fijaran caminos claros y políticas consensuadas a recorrer.

Concretamente en lo que refiere a Secundaria, quiero ser breve señor Presidente, pero no puedo dejar de marcar que comienzo esta legislatura muy preocupada, se apostó por los liceos de tiempo completo y tiempo extendido. Y ahora la ANEP dice que es necesario, en el 2018, un plan de reducción de gastos en secundaria? Eso supondrá,  según se dice,  bajar el centro de lenguas (la posibilidad de estudiar francés, italiano, portugués, alemán y lengua de señas de forma gratuita), el programa de atención comunitaria (dedicado a jóvenes con dificultades de aprendizaje), las horas docentes (de orientadores informáticos, lo que -según el gremio educativo- podrá repercutir en otro buque insignia de la administración cual como lo es el Plan Ceibal); habrá menos horas (nada menos que 1.500 horas) destinadas actualmente a tutorías y las correspondientes al Espacio Curricular Abierto (2000 horas), menos horas de observatorios astronómicos, de orientadores en educación sexual; de Profesores Orientadores en Bibliografía (POB), para guiar a los estudiantes en lo que deben leer para cada asignatura..

… en fin… reducir, reducir… reducir en educación.

Desde ANEP se dice que Secundaria vive en rojo y que con esto se ahorrarían $ 185.792.677

En fin, señor Presidente, es un extraño modo de alcanzar el 6% del PBI para la educación.

Yo quedo preocupada, no se ustedes. Realmente, espero que los compañeros del cuerpo también y estemos bien atentos en la rendición de cuentas de este año en la consideración de  cada uno de estos puntos. Porque son parte de un programa de gobierno. El Gobierno electo por la ciudadanía, señor Presidente, y las promesas se cumplen!

Alguien dijo que un país que no avanza, que no crece, que se mantiene igual, retrocede, señor Presidente.

Yo siento que en educación está claro que no hemos avanzado, y hasta dudo que hayamos…,  siquiera, permanecido igual.

Retrocedimos. Y si no lo vemos así, difícilmente lograremos que nuestros niños y niñas alcancen los niveles educativos que supo tener nuestro país en otras épocas.

Eso me preocupa señor Presidente y me disgusta… tanto como que no se cumplan los compromisos electorales.

Solicito que mis palabras sean cursadas a la Sra. Ministra de Educación y Cultura, a la ANEP, al Consejo de Educación Secundaria y a la prensa nacional y del Departamento de Tacuarembó.

Gracias Señor Presidente.

Comparte esto en tus redes