Amparada en las facultades que me confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicito se curse la presente exposición escrita a los señores Ministros de Salud Pública y de Economía y Finanzas.

Se cumplen hoy 100 días desde que la Asociación de Diabéticos del Uruguay entregó una petición escrita al MSP. En ella se solicitó que las autoridades sanitarias incorporen la bomba de insulina para el tratamiento de la diabetes tipo1  dentro de la canasta de prestaciones a ser brindadas por el Plan Integral de Atención de Salud (PIAS). Compartiendo los argumentos que sostiene en su escrito la  Asociación de Diabéticos del Uruguay, tratándose de un dispositivo terapéutico,  la petición admite ser sustanciada a través del procedimiento administrativo abreviado vigente, y exhortamos a las autoridades a que así proceda.

Apoyamos lo solicitado en el entendido que éste coincide con el objetivo sanitario del quinquenio fijado por el MSP, consistente en la disminución de las complicaciones crónicas de diabetes,  así como en la captación precoz de la enfermedad.

Actualmente se encuentran en condición de acceder al beneficio que para su salud representa el uso de la bomba de insulina, los siguientes grupos de personas con diabetes tipo1:

  1. a) mujeres con diabetes que desean programar su embarazo;
  2. b) pacientes que padecen hipoglucemias nocturnas asintomáticas;
  3. c) pacientes con marcada labilidad en su tratamiento, no obstante cumplir a cabalidad con las indicaciones médicas; y,
  4. d) pacientes que requieran determinadas dosis de insulina, que no pueden ser suministradas a través de los métodos convencionales.

Existe acuerdo en el cuerpo médico respecto a que el uso de este dispositivo terapéutico mejora los controles glucémicos y logra una disminución significativa de la afectación microvascular, que es la causa de las complicaciones crónicas de la diabetes, (ceguera, insuficiencia renal, enfermedad cardiovascular, entre otras).

La bomba de insulina permite, por sobre la inyección, un control glucémico superior, lo cual se traduce en una disminución significativa de las complicaciones de la enfermedad, incluso recibiendo el paciente menores dosis diarias de insulina que en el caso de aplicaciones por vía inyectable.

Así concluyen los peticionantes al expresar que “La administración de insulina subcutánea mediante la bomba de insulina, constituye un elemento central e imprescindible para el tratamiento de la enfermedad y su adecuado control…”

La solicitud resulta ajustada a las recomendaciones de la OMS, la cual estima que casi un 10% de la población mundial padece esta enfermedad, que la diabetes es la cuarta causa de muerte en el mundo y que -de no tomarse acciones-  para el 2040 el número de casos se duplicarían.

Por lo dicho queremos expresar nuestro apoyo a la solicitud formulada y solicitamos a las autoridades que tengan a bien considerar las ventajas costo-beneficio que la aprobación de lo solicitado aportaría, y en definitiva se incluya el dispositivo dentro de la canasta de prestaciones del  PIAS a la brevedad.

Sin otro particular, saluda atte.

Comparte esto en tus redes