Ante la situación de ruptura institucional en Venezuela y los posicionamientos, debates y expresiones de distintas organizaciones y actores de la política nacional e internacional, la Juventud del Partido Colorado declara:

  1. Nuestro más absoluto y enérgico repudio a la dictadura de Maduro y a la represión feroz de manifestaciones multitudinarias de la ciudadanía venezolana en contra del régimen, que ya ha cobrado varias vidas. Consideramos que lo que sucede en Venezuela no puede calificarse de otra forma; se trata a todas luces de una dictadura. El hermano país latinoamericano está atravesando una situación dramática, producto de un largo y doloroso proceso que comenzó con el cercenamiento a la libertad de prensa, al que siguió la represión violenta de manifestaciones pacíficas y el consecuente encarcelamiento de estudiantes y políticos opositores. Continuó con el avasallamiento a la separación de poderes y culminó con dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, hoy sometido al Poder Ejecutivo, mediante las que se arrogaba las funciones del Parlamento, lo que constituyó claramente un golpe de Estado. Como una demostración más del atropello a la independencia del Poder Judicial, el regimen frente a la presión internacional, ordenó al Tribunal Supremo de Justicia dejar sin efecto las sentencias. Todo esto enmarcado en un contexto de emergencia social de público conocimiento. La situación se agrava a cada hora, y en los últimos días el dictador ha proscripto a uno de los principales dirigentes de la oposición, Henrique Capriles, y ha impulsado un régimen cívico-militar, creando comandos civiles paramilitares con armamento de asalto.
  2. Consideramos que el Uruguay tiene el deber de velar por la democracia en Venezuela, cumpliendo con los compromisos asumidos en la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos, en la Cláusula Democrática de la Unión de Naciones Suramericanas y en el Protocolo de Ushuaia, donde se estableció la Cláusula Democrática del Mercado Común del Sur. Estos compromisos obligan a los Estados firmantes a la aplicación de sanciones a los países donde se quebrante el orden democrático. No cabe, por lo tanto, excusarse en el derecho de autodeterminación de los pueblos. El gobierno uruguayo tiene la responsabilidad de reclamar la aplicación de dichas sanciones, haciéndole honor a una larga tradición de defensa de la democracia en el continente y en el mundo.
  3. Rechazamos las expresiones de apoyo al gobierno de Venezuela, por parte de representantes de organizaciones gremiales, que se pronuncian en nombre del pueblo uruguayo o de sus estudiantes. Ni el pueblo uruguayo, ni su gobierno, ni su movimiento estudiantil o sindical pueden ser cómplices de la dictadura de Maduro y de los vejámenes y atrocidades que ésta perpetra a diario. Menos cuando Venezuela se solidarizó con nuestro país y cobijó a tantos exiliados durante la dictadura uruguaya.
  4. Expresamos toda nuestra solidaridad para con el pueblo venezolano y apelamos a que la comunidad internacional tome todas las medidas legales posibles para intimar al régimen a pactar una salida, activando al mismo tiempo todo mecanismo posible de ayuda humanitaria a la población venezolana para socorrerla y contenerla en este difícil momento.

El peso de la historia caerá sobre Maduro y sus lacayos. Los jóvenes colorados reafirmamos nuestro compromiso con la democracia, la libertad y el respeto a las instituciones en el Uruguay y en todas partes del mundo.

¡Viva la Democracia!

¡Viva la Libertad!

 

Prosecretaria Nacional de Juventud                       

Juventud Partido Colorado