Con motivo de los asesinatos de una adolescente, desaparecida previamente durante veinte días y el de cuatro niños, que junto al homicida perdieron la vida quemados en su hogar, quedando su madre en estado grave y con riesgo de vida, muertes todas por violencia de género, manifestamos nuestra profunda consternación y nuestro compromiso de seguir bregando porque hechos así no ocurran en el Uruguay.
Rechazamos toda forma de violencia social, especialmente las que son ejercidas contra mujeres, niños/as y adolescentes.
La creación de las Comisarías de la Mujer en la órbita del Ministerio del Interior, durante el gobierno del Dr. Julio M. Sanguinetti y la aprobación de la ley 17.514 contra la Violencia Doméstica, durante el gobierno del Dr. Jorge Batlle, fueron las primeras medidas contra un flagelo al que no nos resignamos y que debemos seguir combatiendo tomando medidas concretas de prevención y represión y fundamentalmente creando conciencia a propósito del tema y su gravedad.
La violencia de género es un tipo de violencia física o psicológica ejercida contra cualquier persona sobre la base de su sexo o género que impacta de manera negativa su identidad y bienestar social, físico y/o psicológica y según datos de 2012, Uruguay está entre los países con mayor cantidad de muertes de mujeres ocasionadas por sus parejas o exparejas en relación con la cantidad de habitantes, con una tasa de 0,62 puntos, ocupando los homicidios por violencia de género el tercer lugar en las estadísticas sobre delitos en el Uruguay.
Por eso es que mientras se esté dando tratamiento parlamentario al denominado Proyecto Integral contra la Violencia de Género, exigimos que la implementación de la ley vigente se realice con mayor eficiencia y se garanticen los recursos necesarios para poder atenuar dicho flagelo social en tiempo y forma.
Finalmente exhortamos a las autoridades públicas a realizar campañas de sensibilización sobre el tema.
Prosecretaría Nacional de Políticas de Género 1 de junio de 2016
Comparte esto en tus redes